Colegio Enrique de Ossó

 
Colegio Enrique de Ossó | Album de fotos | Oferta educativa | Actividades extraescolares |
 
Colegio Enrique de Ossó
 
 
Colegios
Alrededor de toda España podemos encontrar varios colegios de la congregación de Sta. Teresa de Jesús o Enrique de Ossó. Aquí tienes algunos ejemplos.
- Colegio Sta. Teresa, Oviedo
- Colegio Sta. Teresa, Pamplona
- Colegio Sta. Teresa, Salamanca
- Colegio Sta. Teresa de Jesús, San Juan de Aznalfarache (Sevilla)
- Colegio Sta. Teresa, San Sebastián
- Colegio Sta. Teresa, Tarragona
- Colegio E. de Ossó, Telde (Gran Canaria)
- Colegio Teresiano, Tortosa (Tarragona)
- Colegio Sta. Teresa, Valladolid
- Colegio Sta. Teresa, Vilanova i la Geltrú (Barcelona)
- Colegio P. Enrique de Ossó, Zaragoza
- Colegio Teresiano del Pilar, Zaragoza
.
Colegio Enrique de Ossó, Zaragoza
Esta página está especialmente dedicada al colegio que se encuentra en la capital aragonesa. La información de dicho colegio la podrán encontrar en la parte superior de esta página web.
 
Imagen
Biografía
Enrique de Ossó, sacerdote, fundador de la Congregación de Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, es uno de los hombre de Dios, nació en Vinebre, diócesis de Tortosa, provincia de Tarragona, el 16 de octubre de 1840. Su madre soñaba verlo sacerdote del Señor. Su padre le encaminó al comercio.

Gravemente enfermo, recibió la primera Comunión por Viático. Durante el cólera de 1854 perdió a su madre, y en este mismo año abandonó todo y se retiró a Montserrat. Vuelto a casa con la promesa de poder emprender el camino elegido, inició en el mismo año 1854 los estudios en el Seminario de Tortosa.

Ordenado sacerdote en Tortosa en 1867, celebró la primera misa, en Montserrat, el domingo 6 de octubre, festividad de Nuestra Señora del Rosario.

Sus clases como profesor de Matemáticas y Física en el Seminario no le impidieron dedicarse con ardor a la catequesis, uno de los grandes amores de su vida. Organizó en 1871 una escuela metódica de catecismo, en doce Iglesias de Tortosa y escribió una "Guía práctica" para los catequistas. Con este libro inicia Enrique su actividad como escritor, apostolado que le convirtió en uno de los sacerdotes más populares de la España de su tiempo. Desde niño tuvo devoción entusiasta por Santa Teresa de Avila. La vida y doctrina de la Santa, asimilada con la lectura constante de sus obras, inspiró su vida espiritual y su apostolado, mantenidos por la fuerza de su amor ardiente a Jesús y María y por una adhesión inquebrantable a la Iglesia y al Papa.
En octubre de 1871 inicia la publicación de la Revista mensual Santa Teresa de Jesús, que durante 24 años fue la palestra en la que el Santo expuso la verdadera doctrina católica, difundió las enseñanzas de Pío IX y León XIII, enseñó el arte de la oración, propagó el amor a Santa Teresa de Avila e informó de manera actualizada sobre la vida de la Iglesia en España y en el mundo.
Su gran obra fue la Congregación de las Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús que se extendió, viviendo aún el Fundador por España, Portugal, México y Uruguay. En la actualidad la Congregación se extiende por tres continentes: Europa, Africa y América.
Su gran obra fue la Congregación de las Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús que se extendió, viviendo aún el Fundador por España, Portugal, México y Uruguay. En la actualidad la Congregación se extiende por tres continentes: Europa, Africa y América.
Su gran obra fue la Congregación de las Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús que se extendió, viviendo aún el Fundador por España, Portugal, México y Uruguay. En la actualidad la Congregación se extiende por tres continentes: Europa, Africa y América.
Murió el 27 de enero de 1896 en Gilet (Valencia), en el convento de los Padres Franciscanos, donde se había retirado durante algunos días para orar en la soledad. Las últimas páginas que escribió antes de su muerte trataban de la acción de la gracia del Espíritu Santo en la vida de los cristianos dóciles a su amor.

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión